Sobre nosotros

El grupo „Eiszeit“ (la Edad de Hielo, al.) se forma en diciembre del 2004. Nos reunimos por el rechazo fundamental al capitalismo, un cambio revolucionario de la sociedad actual es lo que consideramos imprescindible para que sea posible saciar las necesidades de toda la gente. Nuestra propia situación de vida es el motivo central que nos provoca criticar a esta sociedad. También rechazamos la política de representantes; la liberación de todos es la condición previa para nuestra liberación también. Por el fundamento de nuestros argumentos tomamos la critica de la economía política como había estado formulada por Karl Marx. Y no fuera porque creyésemos cada palabra suya como valida o porque nos interesase de modo „sociológico“ o „histórico“. Nos dedicamos a la crítica de la economía política porque la abolición del capitalismo presupone su comprensión.

También nos oponemos principalmente a la participación constructiva de esta sociedad, negamos al Estado y sus instituciones políticas tanto como la representación de nuestros intereses como la legitimación de su monopolio de la fuerza. ¡Al contrario!, en el Estado vemos un instrumento necesario que sirve para integración y represión de las fuerzas no conformas y de oposición. Descartamos categóricamente la participación en los procesos parlamentario-democráticos. Opinamos que era un error histórico que un partido comunista se había apoderado del Estado. En cambio, el contrapoder proletario debería darse nuevas formas antiautoritarias que podrían servir como base de la sociedad nueva.

Desde nuestro punto de vista en las reivindicaciones por las comunidades autogestionadas, cooperativas etc. no hay perspectiva ninguna porque ellas no tienen el potencial de sobrepasar el contracambio de mercancías y por eso a la vez no pueden nunca sobrepasar la (auto) explotación, competencia y la socialización a través del valor. La sociedad de clases no se puede superar a no ser que l@s human@s determinen todos juntos la producción en cuanto a sus necesidades, lo cual hace posible y condiciona nuevas formas de relaciones humanas.

En los llamados „movimientos de la liberación nacional“ no ubicamos capacidad emancipadora ninguna. No somos solidari@s con los „pueblos“ y ni siquiera con las „etnias“ sino nos siempre referimos solo y nada más que a la persona concreta, cuyas condiciones de vida dependen de su posición en las relaciones de clases que reinan globalmente. Anticipamos que sólo cuando la gente se dé cuenta de la contradicción de clases (lo que quiere decir la existencia y los opuestos intereses del proletariado y el capital) se abra el paso a que se ponga en duda al capitalismo.

No percibimos nuestro papel como representantes de la gente en lucha sino queremos hacernos parte del proceso revolucionario. Nuestra presencia en los puntos conflictivos de la sociedad esta siempre motivada por eso. Sin embargo, ello no significa que no nos interesan varios otros temas. Así la lucha contra el racismo, el antisemitismo y el sexismo forman por supuesto parte de nuestra práctica. Para nosotros eso incluye necesariamente y continuamente anuncios sobre las conexiones del capitalismo con las formas específicas de discriminación y sumisión. El capitalismo no se puede comprender sino como un conjunto. La explotación, el poder o el valor son incompresibles a menos que se reflexione sobre ellos como partes integrales de una totalidad social.

Nosotros, como el grupo, no nos referimos a una corriente particular de la tradición marxista. No obstante debatimos ya hace tiempo sobre los puntos de la historia del movimiento comunista izquierdista con los cuales podríamos enlazarnos y a los cuales nos podríamos referir, lo que al final tiene por fin la aclaración de nuestra posición y enfoque de practica [Praxisansätze]. Al mismo tiempo eso debería fomentar el debate con la izquierda revolucionaria del presente. Todo lo que hagamos siempre tiene el motivo que contribuyamos a la constitución del contrapoder revolucionario para que superemos toda esta mierda.

Para preguntas o interés, mándanos un email (eis_zeit@gmx.net), por favor.

¡Por una sociedad sin clases ni estado!

Eiszeit, Septiembre 2007.